Pasar al contenido principal
banner
Neurología

¿Es posible prevenir el Alzheimer?

Por: Dr.
20 de Septiembre · 1197 visitas
Comparte en:

El Alzheimer es una enfermedad progresiva que comienza a manifestarse con una pérdida leve de memoria o la incapacidad de mantener el hilo de una conversación.

El deterioro es progresivo hasta que avanza hacia áreas como el lenguaje, la capacidad de cálculo y el sentido de la orientación, impidiendo que la persona realice con normalidad sus actividades diarias.

Hoy en día la comunidad médica a nivel global trabaja arduamente para encontrar mejores tratamientos contra la enfermedad, pero especialmente encontrar la manera de retrasar su inicio y evitar su desarrollo.

Factores de riesgo del Alzheimer

Aunque aún no se sabe con certeza qué causa la enfermedad de Alzheimer, los científicos han identificado dos factores de riesgo conocidos: la edad y la genética.

1.- Edad como factor de riesgo: La probabilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer aumenta a medida que la persona envejece.

Se estima que el 5% de las personas entre los 65 y los 74 años tienen Alzheimer. Pero esta cifra se dispara a casi el 50% en los mayores de 85 años.

La mayoría de los pacientes con Alzheimer presentan un inicio tardío de la enfermedad: Esto significa que normalmente se desarrolla después de los 60 años.

2.- Genética como factor de riesgo: Una forma poco común de la enfermedad de Alzheimer que afecta a pacientes más jóvenes se conoce como Alzheimer de inicio temprano.

Le ocurre a no más del 5% de los casos y tiende a desarrollarse antes de los 60 años. Los estudios indican que, en la mayoría de estos casos, la enfermedad se encuentra en el árbol familiar. Esta forma hereditaria se conoce como enfermedad de Alzheimer familiar (EAF).

La prevención del Alzheimer

Aunque aún no existe una estrategia probada para prevenir el Alzheimer, sí existe evidencia sólida de que varios factores relacionados con un estilo de vida saludable, pueden tener un efecto positivo en la reducción del riesgo de padecer esta enfermedad.

Los estudios sugieren que los factores relacionados con una buena salud pueden también reducir el riesgo de demencia y deterioro cognitivo. Entre estos factores se incluyen la actividad física regular, una alimentación sana y el mantenimiento de la actividad cerebral a través del aprendizaje permanente.

Por lo tanto, algunos factores que ayudarían a prevenir el Alzheimer son:

  1. Ejercitar en cuerpo y la mente

El ejercicio físico es una parte importante de un estilo de vida saludable y algunos estudios indican que puede mejorar la agilidad cognitiva. Para un paciente de Alzheimer, el ejercicio puede ayudarle a mantener la fortaleza muscular, disminuir la fragilidad y mejorar el estado de ánimo.

Algunas investigaciones indican que "ejercitar nuestro cerebro", mediante actividades como la lectura, el aprendizaje de un instrumento musical o jugar ajedrez, puede ayudar a proteger las personas del deterioro cognitivo más tarde en la vida.                                                                            

  1. Disminuir el riesgo de traumatismo craneal

Una lesión cerebral por traumatismo (golpe o fractura) generado durante tareas militares o actividades deportivas, quizás puede estar asociado con Alzheimer.

El riesgo aumenta si la lesión implicó la pérdida de consciencia, o si el paciente ha tenido múltiples lesiones en la cabeza por la práctica de deportes de contacto. Este descubrimiento está impulsando los esfuerzos de la salud pública para mejorar la calidad de los cascos de protección y reducir las tasas de lesiones en la cabeza en ciertos deportes.

  1. Tener sueño suficiente y reparador

Dormir mal, no dormir lo suficiente o dormir pero no descansar tiene graves consecuencias en el bienestar del organismo, tanto a nivel orgánico como en su rendimiento. En la actualidad, se reconoce el rol de las anormalidades en el deterioro cognitivo y la demencia. También se han analizado los efectos de los síntomas de la respiración con trastornos del sueño, como por ejemplo los ronquidos y la falta de aliento al despertarse.

Un buen descanso es sinónimo de salud, por lo tanto, es imprescindible dormir bien para prevenir deterioros cognitivos que puedan derivar en algún tipo de problema neurológico como el Alzheimer.

  1. Evitar el aislamiento social

Este aspecto de la prevención implica el concurso de todos los profesionales de la salud, los familiares y amigos. Evitar aislar a las personas mayores y ayudarlos a mantenerse activos es una labor que compete a todos en la prevención del Alzheimer.