Pasar al contenido principal
banner
Psicología

El desafío del regreso al colegio

Por: Dr. María Florencia Mazzoni
4 de Marzo · 40 visitas
Comparte en:

Llega el regreso a clases y los padres nos preguntamos ansiosamente… ¿Cómo le irá a mi hijo en este nuevo año escolar? ¿Se adaptará al nido por primera vez? ¿Podrá seguir el ritmo escolar del colegio escogido? ¿Aprenderá a leer rápidamente? ¿Se hará de nuevos amigos? y así infinidad de dudas que rondan por nuestras cabezas.

Todos los niños y niñas están en capacidad de adaptarse y enfrentarse a los desafíos que el nido o la escuela les proponga, pero esto dependerá de muchas variables tales como la propia personalidad, la forma de crianza y algo muy importante que es la seguridad y el acompañamiento que los padres podamos transmitirles. Por eso es interesante pensar que no sólo es sustancial que se adapten los hijos, sino los padres también tendremos que adaptarnos a los cambios, las nuevas reglas y los desafíos que nos presente la escuela.

Pero esta adaptación no se logrará de manera instantánea, algunos lo lograrán más fácilmente, otros con alguna dificultad, pero todos atravesarán un camino de idas y vueltas y sentimientos encontrados. De esta manera, poco a poco se irán construyendo puentes de unión entre los padres, la escuela y el niño de modo que el avance se irá logrando sin dejar de lado la paciencia, la comprensión y la empatía como base fundamental de todo este camino.

Debemos fortalecer las ganas del regreso al aula, hablarle de su escuela, de sus profesores y amigos. Será primordial no demostrar al niño mayor ansiedad que lo que pueda recibir y elaborar. El primer día debemos llegar sin prisas y con pausa para que como padres podamos enseñarles las nuevas reglas y trasmitir tranquilidad. Y como punto fundamental será vital que al momento de dejarlos en la escuela en el esperado “primer día”, esta despedida sea con amor, seguridad y absoluta confianza en que nuestro hijo sí podrá lograrlo.

Entonces, animémonos a confiar más en nuestros hijos, a mirarlos más, a compartir más tiempo y a escucharlos atentamente que ellos tienen muchas y fantásticas cosas que contarnos.