Pasar al contenido principal
banner
Medicina interna

Síntomas y causas de la celulitis infecciosa

Por: Dr. Natalí Leiva Reyes
4 de Enero · 6150 visitas
Comparte en:

La celulitis es una infección bacteriana de la piel, que se manifiesta por el enrojecimiento, inflamación y dolor en la zona infectada. Las causas de la celulitis infecciosa son bacterias, siendo los más comunes el estafilococo y estreptococo. A pesar de ser una enfermedad común, puede ser bastante seria si no se trata a tiempo.

¿Cómo se contrae la celulitis infecciosa?

 

La celulitis no es una infección que se contagie de una persona a otra, sino que la bacteria entra al cuerpo mediante una herida, corte, o lesión como alguna picadura de insecto, que no haya sido tratada y desinfectada correctamente.

Cuando esto sucede, la infección viaja al torrente sanguíneo a través de los ganglios linfáticos, y esto puede llegar, incluso, a poner en riesgo la vida del paciente.

¿Cuáles son los síntomas de la celulitis?

 

La celulitis infecciosa puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero las áreas más comunes son las piernas y los brazos. Además, suele manifestarse con mucha sensibilidad al tacto. Los síntomas de la celulitis infecciosa son:

  • Dolor y sensibilidad en el área afectada
  • Hinchazón o enrojecimiento de la piel
  • Piel estirada, brillante e inflamada
  • Fiebre
  • Ampollas
  • Manchas rojas
  • Irritación de la zona afectada

Sin embargo, si la celulitis se agrava, los síntomas pueden escalar a:

  • Escalofríos
  • Piel caliente
  • Sudoración
  • Fatiga
  • Mareos
  • Sensación de malestar
  • Dolores musculares
  • Letargo

Causas de la celulitis infecciosa

Como comentamos anteriormente, las causas de la celulitis infecciosa son las bacterias. Estas abundan en la piel y ante una herida que no sea bien atendida, puede aparecer esta infección cutánea.

Los factores que pueden ampliar el riesgo de padecer una celulitis infecciosa son:

  • Lesiones en la piel no atendidas: cortes, quemaduras, raspones que no han sido desinfectados y cicatrizados correctamente.
  • Enfermedades previas de la piel: eccemas y herpes que causen grietas en la piel y la dejen expuesta a la entrada de bacterias.
  • Antecedente de celulitis previa: hacen a la persona más propensa a que vuelva a suceder.
  • Hinchazón crónica de brazos y piernas, conocida como linfedema.
  • Sistema inmunitario debilitado. Ante la presencia de bacterias el sistema inmune actúa como un defensor del organismo. Sin embargo, cuando las defensas están bajas, se puede llegar a desarrollar una infección.

Como medida para evitar las causas de la celulitis infecciosa, es importante que aprendamos a atender correctamente las heridas de piel. Aquí una pequeña guía de cómo hacerlo:

  • Preste atención a todas sus heridas, por pequeñas que parezcan.
  • Siempre limpie con agua y jabón los cortes menores o lesiones como ampollas.
  • Todas aquellas heridas que sangren o desprendan algún líquido, deben ser lavadas adecuadamente y cubiertas con una venda limpia.
  • Lavarse las manos con agua y jabón constantemente y, de manera especial, cuando vaya a manipular/tocar la herida.

Por supuesto, esto es en caso de heridas menores. Si tiene heridas más profundas o graves, acuda al médico de inmediato para ser atendido correctamente.

Tratamiento de la celulitis bacteriana

 

Si ya conocemos las causas de la celulitis infecciosa, nos corresponde ahora señalar los tratamientos adecuados. Estos tratamientos deben ser indicados por su médico tratante y dependerán de cada caso. Evite la automedicación.

Su médico recetará los antibióticos correctos para tratar esta afección, indicándole el tiempo y duración de los mismos.

Es muy importante que no inicie un ciclo de antibióticos sin la supervisión de su médico. De lo contrario, las bacterias podrían desarrollar resistencia a los medicamentos, haciéndose más fuertes y complejas de combatir.

También se pueden realizar prácticas como elevar el miembro afectado, lo cual puede ayudar a disminuir la inflamación, o usar vendas o paños fríos para aliviar el calor y ardor de la zona. Siempre que estos sean indicados por el especialista médico.

Los casos más complicados de celulitis infecciosa, deben tratarse con antibióticos intravenosos, requiriendo en algunos casos hospitalizacion.

Prevención de la celulitis infecciosa

El mejor modo de prevenir la celulitis infecciosa es manteniendo una piel limpia y correctamente hidratada, para evitar fisuras o lesiones. Además de prestar atención y una limpieza adecuada a las heridas.

Sin embargo, un paciente con problemas de circulación o diabetes, debe prestar mucha más atención puesto que estas condiciones aumentan su riesgo de padecer fisuras y dificultades para la cicatrización.

Por esta razón, se recomienda que si una persona padece diabetes, limpie constantemente sus pies y mantenga una piel hidratada para evitar cortaduras que puedan infectarse y causar una celulitis infecciosa.

 

Bibliografia

Medicine Plus. Celulitis. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000855.htm

Mayo Clinic. Celulitis. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/cellulitis/symptoms-causes/syc-20370762

Health Line. Qué es la celulitis. Disponible en: https://www.healthline.com/health/es/celulitis

Manual MDS. Celulitis. Disponible en: ​​https://www.msdmanuals.com/es-ve/professional/trastornos-dermatológicos/infecciones-bacterianas-de-la-piel/celulitis

CDC. La celulitis. Disponible en:

https://www.cdc.gov/groupastrep/diseases-public/cellulitis-sp.html