Pasar al contenido principal
banner
Neurocirugía

Recomendaciones sobre el uso de mochilas

Por: Dr. Marco Aurelio Medina Pajares
27 de Febrero · 71 visitas
Comparte en:

Cada inicio de año escolar, miles de niños retoman el uso de las mochilas para llevar  libros y materiales a los colegios. Los padres deben ser conscientes de que sobrecargar demasiado la espalda con una mochila pesada, podría causar dolor de espalda a sus hijos y a la larga algún daño estructural en la columna vertebral (escoliosis, hipercifosis dorsal).

Las recomendaciones varían sobre cuánto peso en una mochila es demasiado; lo ideal es no más del 10% del peso del niño. Para un niño de 30 kilos, el 10% del peso corporal equivale a 3 kilos.

Estas son algunas recomendaciones:

Comprar la mochila adecuada

  • Comience con la compra de una mochila ligera, de buen diseño y de calidad reconocida. Recuerde que las usarán sus hijos durante mucho tiempo.
  • Evite el cuero. Los materiales de la mochila pueden aumentar el peso, así que busque las opciones más livianas pero duraderas.
  • Los soportes acolchados y ergonómicos para colgarlas son importantes, un cinturón para fijarla a la cintura, dará mejor soporte.
  • El menor tamaño posible: A mayor tamaño, mayor posibilidad de colocar cosas innecesarias. Asimismo, el tamaño debe ser acorde con la edad del niño.
  • Compartimentos: Los compartimientos reducen el desorden. Un bolsillo exterior de malla para una botella de agua, hace que sea menos probable que su hijo tenga una botella de agua pesada y olvidada en la parte inferior de la mochila.
  • Lonchera separada: Una lonchera agrega peso innecesario a la mochila. Considere una lonchera por separado en lugar de llevarla en la mochila.
  • Las computadoras portátiles de hecho incrementan significativamente el peso. Felizmente no es frecuente que los colegios las soliciten ya que estos suelen contar con computadoras de escritorio.
  • Las mochilas con ruedas puede parecer una solución obvia, pero pueden ser un peligro de tropiezo en pasillos con muchos niños transitando y pueden ser complicadas en las escaleras y para subir o bajar de buses o movilidades escolares. Asimismo, demandan un esfuerzo asimétrico de la espalda y tienen riesgo de lesión de hombro.

Intente reducir el peso de la mochila

  • Evite llevar todos los libros a la vez, muchas veces los llevan innecesariamente al colegio. Revise los horarios de las asignaturas. Los libros más pesados deben ir más cerca de la espalda.
  • Las versiones digitales de los libros son una buena alternativa para ser llevados en un iPad. Si esto no es posible, escanear el capítulo del bimestre es una buena alternativa que evita llevar todo el libro.
  • El llevar la botella de agua vacía para ser llenada en los bebederos del colegio es una opción para reducir peso, caso contrario comprar la botella con agua en el colegio es otra opción.
  • El contar con un casillero seguro en el colegio, permitirá dejar algunos libros y materiales de uso diario para evitar estar cargándolos constantemente.

Tener en cuenta lo siguiente:

  • Si su hijo se esfuerza por ponerse la mochila, probablemente sea demasiado pesado.
  • Observe si presentan marcas rojas en los hombros, si al caminar con la mochila en la espalda tienden a inclinarse hacia adelante con el paquete, empeoramiento de la postura en general y dolores en el cuello, los hombros o la espalda.
  • No permita el uso de la mochila colgada en un solo hombro, si tiene en cuenta todo lo mencionado antes, imagínese el daño que causará. La columna vertebral se inclinará hacia el lado opuesto, tensionando la espalda media, las costillas y la parte inferior de la espalda más en un lado que en el otro. Este tipo de desequilibrio muscular causará tensión muscular, espasmo muscular y dolor de espalda a corto plazo y podría a futuro, degenerar en una deformidad de la columna.

¿Qué factores favorecen la aparición del dolor de espalda en los escolares?

  • Peso de la mochila superior al 10% del peso del niño y de un tamaño desproporcionado con la talla del niño.
  • La falta de ejercicio favorece la aparición de dolencias de espalda, por la pérdida de masa muscular que hace que la espalda sea más vulnerable al exceso de carga.

Mobiliario escolar inadecuado a las necesidades de cada etapa de desarrollo infantil. Esto puede llevar a adoptar unos hábitos posturales incorrectos.